Aunque haya pasado 500 años en un naufragio en el fondo del mar, no pierde ni su brillo ni su grandeza.


Un metal blando, pesado y con su propia manera de cobrar vida, ha sido durante miles de años símbolo de grandeza, riqueza y poder. Por supuesto, estamos hablando del oro.

Durante miles de años, hemos encontrado joyas y objetos de gran valor fabricados con este material en tumbas de emperadores sumerios y faraones. La fascinación que sentimos hacia el oro y su carácter duradero todavía está presente hoy en día, tanto así que la demanda de charms fabricados en oro está en alza. Cuando Lise Aagaard decidió crear la primera pieza en oro de 18 quilates, la colección de Trollbeads ya contaba con unos 200 beads de plata. Sin embargo, esta se vendió en tan solo una semana. Desde entonces, el oro se convirtió en un básico de la colección Trollbeads.

MATERIAL

La pureza y nobleza del oro se mide en quilates. El más puro es de 24 quilates, pero normalmente se hacen aleaciones con cobre para proporcionarle un color más cálido y dorado. Para los charms fabricadas en oro, usamos oro de 18 quilates, el equilibrio perfecto entre pureza y fuerza, aunque la pulsera y el collar Foxtail están hechos con oro de 14 quilates. Todas las piezas fabricadas en oro llevan el sello LAA 750, lo que quiere decir que por cada 1000 unidades, 750 son oro puro; y el valor de cada una se determina por su peso.

Fabricación en oro

Para fabricar los charms de oro de Trollbeads, usamos la misma técnica que con los de plata, la técnica cire perdue, o cera perdida, de hace más de 3000 años. Con esta técnica, podemos reproducir en las piezas de metal los pequeños detalles diseñados en cera.

Realizamos primero el diseño en cera roja a partir del cual hacemos un molde para el bead. Una vez lo tenemos, derretimos en un recipiente el oro y lo vertemos en el molde hasta cubrirlo. Cuando el oro se ha solidificado, introducimos el molde en agua para que se desintegre y extraemos el bead. Cuando se haya enfriado, aclaramos y pulimos.



Beads bicolores

Los charms, o beads, que fabricamos en una combinación de plata y oro de 18 quilates las llamamos bicolores. Llevan el sello LAA925 ya que el sello de calidad lo asignamos según el metal de menos valor, en este caso, la plata. Crear una pieza una pieza bicolor conlleva más trabajo que para un solo metal, por lo que el valor suele ser más elevado.

Hojas de oro y plata

Tanto las hojas de oro como las de plata están encapsuladas en nuestros beads de cristal y están fabricados con oro o plata puros. Para ello, creamos una lámina de un grosor menor que 0,001 milímetros usando un martillo o un rodillo, lo que facilita trabajar los metales en combinación con el cristal.