Esta misteriosa joya del océano, con una belleza cautivadora, es una de las maravillas más impresionantes de la naturaleza.


A diferencia de otras piedras preciosas, que son extraídas de la tierra, talladas y pulidas, la belleza de la perla procede de sí misma, sin necesidad de trabajo. Son lo que son: luz de luna atrapada en las lágrimas de las sirenas. Se la conoce como “la joya del océano”, y es una de las maravillas de la naturaleza más interesante, rodeada de un halo de misterio cautivador.

En la Edad Media, tan solo se les permitía a los miembros de la nobleza y de la familia real llevar perlas, por lo que se han convertido en un símbolo de riqueza y excelencia. También se cree que simbolizan lágrimas de tristeza, pero la verdadera tristeza sería no tener ninguna perla.

MATERIAL

Las perlas Trollbeads son cultivadas en agua dulce, como en la naturaleza, que se crean en las conchas de los moluscos que habitan lagos, ríos y arroyos. Para que las perlas tengan su forma característica, se crean y desarrollan en las conchas entre 4 y 5 años. El proceso comienza introduciendo una pequeña lámina de un mejillón dentro de la concha de otro, que comenzará a envolverlo en nácar hasta crear una bonita perla. El color que adquiera la perla dependerá de causas externas, como el color del molusco, y de la estructura del mismo. Las perlas son verdaderas maravillas de la naturaleza.

BEADS con perlas

Como se crean de forma natural, en realidad no se necesita mucha elaboración para fabricar los beads. Para hacerles los agujeros, utilizamos un robot especializado, de forma que las perlas no se rompan al taladrarlas. Una vez que tenemos los agujeros hechos, se engarzan en plata. Para que la elaboración sea precisa, utilizamos una herramienta especial para colocarlas con mucha suavidad en la pieza.