Las personas están hechas de historias, y las historias cobran aún más fuerza cuando las compartes con alguien querido. Demuestra amor y aprecio. Celebra la vida con los demás.